¿Qué quieres ser cuando seas grande?

Crítica a la obra de Andrés Oppenheimer “Sálvese quien pueda”.

110 visitas

Por Valeria Cartagena, Colegio Alemán Santa Cruz, Bolivia

Esta es una pregunta que nos han hecho nuestros padres, amigos y otras personas incluyéndonos a nosotros a lo largo que nuestra vida. Desde una corta edad, se nos vienen ideas a la cabeza sobre qué es a lo que queremos dedicarnos en el futuro. Sin embargo, es muy probable que una gran parte de nosotros llegue a ejercer profesiones y hacer trabajos que todavía no existen. Acerca de esto, es lo que habla Andrés Oppenheimer en su libro “Sálvese quien pueda”, fruto de plantearse muchas cuestiones durante los últimos años y haber viajado por muchos países entrevistando a científicos, empresarios e ingenieros, especializados en distintas áreas de la tecnología. Esta es una obra que recomiendo leer y todavía más siendo nosotros jóvenes, para saber qué carreras serán las de más promesa en los ámbitos que nos apasionan a cada uno.

Actualmente, en las grandes potencias como EE.UU, Alemania y China, mucha gente se ha estado dedicando a desarrollar tecnología, que posteriormente llevará muchos trabajos a la automatización. ¿Qué es eso? Básicamente, es el que una máquina o algoritmos reemplacen el trabajo de un ser humano. Como podemos ver en distinto ejemplos de la historia, muchos inventos (como el teléfono) fueron reemplazando trabajos (como el de los mensajeros). Sin embargo, estas creaciones tardaban un largo período en llegar de un país a otro, y todavía más a ser producidas en masa. Durante esa transición, la gente que ejercía los trabajos que serían reemplazados, tenía tiempo para reinventarse aprendiendo otra profesión. Esto ya no será así de ahora en adelante, pues con el internet y todos los tipos de transporte que contamos, las nuevas tecnologías pueden llegar de un continente a otro en cuestión de horas. ¿Cómo amenaza la segunda era de las máquinas los futuros trabajos?

O trabajamos para una máquina o somos el que la controla.

Con todo el avance y el nivel de precisión que se está logrando en las máquinas existen algunas que son capaces de diagnosticar enfermedades de una manera más exacta que lo que las propias personas pueden hacer. Esto es una gran amenaza para nuestro futuro laboral. En el libro se dice que tenemos dos opciones: o trabajamos para una máquina o somos el que la controla. Dicho esto, ¿en qué lado queremos estar? Los humanos para adaptarse tendrán que poder especializarse en dos o más sectores a la vez, para poder todos esos programas y herramientas. Por ejemplo, un doctor tendrá que saber de ingeniería y análisis de datos, para que estas puedan ser una ayuda en lugar de una amenaza. Si consideramos estos puntos podemos llegar a la idea que nunca tenemos que parar de aprender. Si lo hacemos, en el futuro la tecnología y el resto de la competencia seguirá yendo en la carrera, simplemente dejándonos a nosotros atrás y sin muchas oportunidades.

close

Estudiante del Colegio Alemán de Santa Cruz, Bolivia

El más reciente

Relato en RED

– “Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarles el ánima», fue lo que