La posesión de los nuevos líderes bolivianos y la recepción de la población.

Resultados dan victoria al MAS y causan revuelo

178 visitas

Astrid de Oliveira Pereyra, Colegio Alemán Santa Cruz, Bolivia.

Tras la victoria con un 55, 11% y posesión de Arce (anterior Ministro de economía) hay revuelo entre los ciudadanos por todo el país, principalmente por la sospecha de un fraude electoral, tal como en las elecciones del año anterior, ha habido protestas, cabildos, peleas, acusaciones y celebraciones.

Los ciudadanos que se oponen al MAS piden la realización de una auditoría de las elecciones por el presunto fraude y la eliminación de los “⅔” en la asamblea legislativa, mientras que el partido antes mencionado y sus seguidores celebran la victoria.

Se sospecha un fraude por los antecedentes del partido del Movimiento Al Socialismo, irregularidades encontradas y la sospechosa anulación del Direpre (difusión de resultados preliminares) a últimas instancias, por lo que la mayoría de los ciudadanos, piden al TSE una auditoría electoral, a la cual se negaron.
El Conade (Comité Nacional En Defensa de la Democracia) por su parte anuncia que hará una auditoría independiente.

Durante la posesión de Luis Arce Catacora como presidente y David Choquehuanca como vicepresidente, integrantes de Comunidad Ciudadana levantaron carteles diciendo “⅔” en señal de protesta.
Un día después, el ex presidente Evo Morales llega al Chapare junto a Álvaro García Linera como había anticipado y Luis Arce promulga la nueva ley del “Bono contra el hambre”.

Redactor Junior

close

Lo que espero de este proyecto es sacarle provecho a la gran oportunidad que nos brindan ustedes, grandes profesionales del ámbito periodístico. Mi expectativa es obtener una buena formación en cuanto a redacción, investigación, análisis crítico y periodismo en general, creo que me servirá de mucho y les agradezco por la disposición a transmitirnos sus valiosos conocimientos.

El más reciente

Relato en RED

– “Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarles el ánima», fue lo que