¿Será que la ética y la diplomacia son tan importantes como dicen?

El Señor Stephan, pedagogo y director del colegio alemán de Santa Cruz, nos concedió una entrevista en su oficina para hablar de su trabajo y de sus valores

La diplomacia implica evaluar una situación antes de hablar o de actuar, y tomar el mejor curso de acción. Aunque la diplomacia puede ser difícil en determinadas situaciones, lo importante es permanecer tranquilo y prudente, apaciguando las situaciones difíciles y construyendo relaciones con los demás. En cambio la ética es una disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano.

“ La diplomacia es mucho más que decir o hacer las cosas bien en el momento, es evitar decir o hacer las cosas mal en cualquier momento ”

-Bo Bennet

Señor Stephan, de acuerdo a sus conocimientos y experiencias, ¿para usted qué significa la diplomacia y la ética?

La diplomacia en general no aplica aquí, la diplomacia en mi profesión significa que uno encuentra en un colegio tan grande un montón de personas con diferentes puntos de vista, diferentes fondos culturales, puntos de vista sobre la educación, la disciplina, la calidad de enseñanza, etc. Entonces no existe solo una verdad o una versión o un simple camino. Entonces la diplomacia aquí significa cómo podemos lograr la meta puesta pero quizás en diferentes caminos. No se puede ser rígido sino diplomático. También tenemos conflictos con alumnos, con colegas y con padres de familia y la meta es siempre resolver el conflicto y sin diplomacia es imposible. Todo nuestro trabajo tiene que estar basado en los valores, en la ética en sí, entonces esto en una balanza difícil de mantener una línea más o menos recta pero también ver el otro lado y encontrar un compromiso pero no perder la vista de los valores que establecemos aquí dentro del colegio

Cómo formador de estudiantes ¿Cuáles considera los elementos más importantes para una formación moral que ayude a las personas a tener consciencia de estos elementos? 

Creo que la verdad ante sí mismo es lo más importante, nosotros y ustedes ya saben, algunos dicen una cosa y piensa otra entonces es importante de que cada alumno y cada profesor mantenga la verdad ante sí mismo y si esto puede como un requisito mucho más pensable la resolución de conflictos puede ser mucho más fácil. Quizás esto sea el elemento más importante.

¿Cómo llegó usted a relacionarse con la diplomacia?

No fue una decisión consciente porque empecé un profesor y entraba y lo veía como como cualquier otra profesión nunca pensaba en la diplomacia. Pero con más responsabilidad en mi trabajo hasta ahora como director general uno se ve enfrentado por situaciones donde uno tiene que aplicar medidas diplomáticas.

¿En qué ocasiones ha llegado a utilizar la diplomacia para el buen desarrollo de su trabajo? 

Específicamente con padres de familia que se encontraron en una situación difícil o el hijo/a ha cometido algo que no fue aceptable y la pregunta era qué quiero lograr quiero castigar, quiero juzgar una persona joven o quiero ayudar y ver que la persona aprenda. Entonces en estas situaciones o con profesores que no trabajan o que no han reaccionado de una manera adecuada según los valores del colegio o según en mi opinión. Y casi siempre llegamos a un compromiso viable.

¿Cómo podemos enseñar a las nuevas generaciones los conceptos sobre la ética y que los apliquen en su vida?

De verdad no tengo una respuesta fija, pero yo veo la necesidad de que ustedes como nueva generación ven a la vida, la sociedad y lo que está pasando de una otra manera. Un cambio drástico es necesario. Cuando yo salí del colegio casi todo era posible, no había mayor problema y uno podía hacer lo que quiera, nadie tenía que pensar en una situación compleja con soluciones que no se encuentran fácilmente. Pero hoy en día cada acción que hacemos o cada acción que no hacemos tiene un efecto y por eso quiero que ustedes no solo aprendan aquí diferentes materias sino que entiendan el vínculo entre la enseñanza y la vida real, tiene un efecto. (…) O la crisis que tenemos en otros países, aquí también hay mucha crisis, la gente índigena no tienen los mismos derechos que los demás y hay pobreza. Entonces todo lo que hacemos o no hacemos tiene un efecto y esto es lo quiero transmitir a ustedes como jóvenes, yo se que es difícil porque la rutina diaria tiene un peso grande, que cargamos en nuestros hombros cada día. Es difícil siempre pensar en hacer lo correcto. Pero ustedes van a enfrentar un futuro donde no habrá la posibilidad de escoger. La realidad les va a obligar a seguir solo un camino. Por ejemplo con la guerra entre Rusia y Ucrania.  La producción de productos agrícolas y también industriales se paró. Entonces el precio de la gasolina en Alemania subió (…) 300 millones de personas reciben el trigo de Ucrania y Rusia , ahora no lo reciben, entonces el precio del pan sube. Entonces la gente tiene que reaccionar y vivir con esto. Ustedes tienen que cambiar radicalmente la forma en la que vivimos.

¿Alguna vez ha tenido que dejar la diplomacia a un lado para lograr un buen objetivo?

Cada ser humano tiene sus límites, hay cosas que no puede aceptar, por ejemplo la discriminación. Entonces ahí no hay diplomacia, ahí pongo un freno. Esto es importante porque si no ponemos límites perdemos los valores de la vista. Siempre espero que cada día cuando venga a mi oficina no será necesario fijar los frenos y los límites. Y la mayoría de los casos funciona pero a veces hay que poner límites. En resumen, para mantener nuestros límites hay que dejar un lado la diplomacia.

Considerando que la ética y los valores morales son importantes en el desarrollo personal… ¿Usted podría mencionar algunos? 

Como dije anteriormente, la honestidad ante sí mismo es importante y con esto la integridad significa que un ser humano hace lo que dice y parece lo que quiere parecer. La empatía es indispensable porque somos más y más gente. (..) Y sin empatía no hay solidaridad.”

En estos tiempos vemos que la diplomacia internacional se hace necesaria para evitar y controlar la guerra de Rusia y Ucrania; según su criterio ¿Qué posición debería tomar la OTAN?  

La OTAN tiene que intervenir para frenar esta injusticia, esto es fácil de decir. Pero si uno piensa un poco más, una intervención militar significa o podría significar, según los expertos, la tercera guerra mundial. Entonces los países de la OTAN, mandan armas y repuestos y todo lo que necesita Ucrania para luchar mejor. Es una intervención indirecta. Entonces ahí es mucho más eficaz y pacifico de utilizar la diplomacia vinculada con sanciones, que no resulten en la muerte de personas si no en apretar al agresor económicamente. Y cada intervención que podría causar una reacción irracional se tiene que evitar y siempre la historia había presidentes o ministros que reaccionaron ilógicamente e irracionalmente y que acabaron en desastres para la humanidad. Entonces la OTAN debería mantenerse al margen observando y ser conjuntamente unido en las sanciones y también la diplomacia.

Una persona tan ocupada como usted y que como todos tenemos días en que no  tenemos un buen ánimo quisiéramos saber: ¿tiene algún lema o alguna frase que le motive día a día?

No tengo una frase ni tampoco se puede decir que vivo con un lema. Yo simplemente trato de hacer mi mejor esfuerzo para que 1400 alumnos, más de 100 pedagogos y las 900 familias tengan al final un desarrollo positivo. (…) Entonces creo que uno debe hacer lo mejor y ser honesto con eso.

En conclusión

La diplomacia en mi profesión significa que uno encuentra en un colegio tan grande un montón de personas con diferentes puntos de vista, diferentes fondos culturales, puntos de vista sobre la educación, la disciplina, la calidad de enseñanza, etc. Entonces no existe solo una verdad o una versión o un simple camino.

Por Mery Zhong y Onela Serafim

Redactor Junior

close